Obama y Merkel fortalecen lazos de amistad

Barack Obama y Ángela Merkel – Foto: Fuente Externa

El presidente Barack Obama, y la canciller alemana, Ángela Merkel, demostraron su mutua simpatía durante su llegada a la cumbre del G7 en los Alpes bávaros.

Obama arribó al pueblo en un auto negro, saludó a Merkel con dos besos en las mejillas y estrechó la mano al marido de la canciller, el discreto Joachim Sauer.

«¡Gruss Gott!», dijo un sonriente Obama al llegar, en el dialecto local, provocando el aplauso y las risas casi nerviosas de los espectadores.

Los líderes compartieron un típico desayuno bávaro en la localidad alpina de Krün. El encuentro entre dos de los líderes más poderosos del mundo, antes del inicio de la cumbre del G7, tuvo un tono informal y familiar.

Antes de dar un discurso en el que recalcaron los valores compartidos por ambos países, los líderes firmaron el libro de visitas de Krün, cuya historia remonta al siglo XIII.

Obama, consciente de su papel, no dudó en bromear con los vecinos: «Tengo que reconocer que se me ha olvidado traer mis Lederhosen», indicó en referencia a los pantalones de cuero cortos típicos de Baviera.

La cumbre del G7 ha sido sazonada con varios guiños más a Baviera, como las recepciones oficiales a los invitados, salpicadas con música y especialidades culinarias locales, o el paseo en un tradicional carruaje de caballos que realizaron el marido de Merkel, Joachim Sauer, y las esposas de los líderes del G7 que viajaron a Alemania.

El dispositivo para garantizar la seguridad durante la reunión de los líderes de Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Japón y Canadá ha movilizado a más de 22 mil funcionarios.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: