Hallazgo arqueológico revoluciona historia de época del rey David

Foto: Fuente externa
Arqueólogos dicen que estas inscripciones han revolucionado lo que se sabía de ese período – Foto: Fuente externa

En una época en la que el mundo cuestiona la legitimidad del Estado de Israel, el primer ministro del país, Benjamín Netanyahu, habló sobre un extraordinario hallazgo arqueológico del tiempo del rey David.

Los arqueólogos le mostraron a Netanyahu la rara inscripción de 3 mil años de antigüedad. Le dijeron que hasta hace 5 años, no había inscripciones similares conocidas del reino de Judá datadas del siglo 10 antes de Cristo.

“Hoy tenemos cuatro inscripciones: Una de Jerusalén, una de Beit Shemesh y dos de Kirbet Qeiyafa”.

Los arqueólogos dicen que estas inscripciones han revolucionado lo que se sabía de ese período. No fue una era prehistórica de analfabetas. Ellos tenían habilidades para escribir y comercializar.

Los antiguos escritos aparecieron en trozos de cerámica hallados en Khirbet Qeiyafa, en el Valle de Elah. El lugar donde la Biblia dice que el joven David lucho contra Goliat.

Curadores trabajaron casi un año en el laboratorio para unir más de 100 piezas.

“La inscripción decía: Hacienda de Eshba-al hijo de Beda”.

El profesor Yosef Garfinkel dijo que este descubrimiento contiene un nombre fascinante.

“El nombre de Beda es único. No sabemos quién es. Pero Es-baal sí es muy conocido. Aparece en la Biblia algunas veces, pero siempre en el tiempo del rey David. Hay un famoso Es-baal, hijo del rey Saúl. Él gobernó dos años y fue decapitado y traído a Hebrón. Pero, éste es otro Es-baal”.

Es-baal significa “hombre de Baal”, que era un dios cananeo.

Como los israelitas no querían a Baal, Garfinkel dice que se cambió el nombre del hijo de Saúl a Is-boset, hombre de vergüenza en el libro de Samuel. Él dijo a CBN que todos los Es-baal en la Biblia y la arqueología son de la era del rey David. “Y es fascinante ver la relación entre el texto bíblico y el arqueológico”.

Durante años algunos expertos decían que no había pruebas de la existencia del rey David. Pero la labor de Garfinkel contradice a los escépticos.

Netanyahu dice que la inscripción comprueba lo ocurrido en el país, en esa época. Fuente: Mundo Cristiano

 

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: