A pesar de su enfermedad, el expresidente Carter imparte clases bíblicas

Foto: Fuente externa
Carter alentó al auditorio a que considere a Dios un socio en sus vidas – Foto: Fuente externa

De acuerdo con información reseñada por agencias internacionales, Jimmy Carter impartió la clase bíblica de mayor asistencia que haya tenido su iglesia, una congregación que usualmente tiene 40 personas pero que este domingo recibió a 700.

La lección bíblica del domingo era conocida: «Cuando sintamos la carga más pesada, pidamos a Dios que nos dé fuerzas». No obstante, tuvo mayor energía y un significado más personal que de costumbre por quien la ofreció: Jimmy Carter.

El expresidente de 90 años impartió el domingo clases bíblicas en su localidad natal por primera vez desde que reveló el pasado jueves que su cáncer se le ha ido al cerebro.

Con humor despreocupado y su habitual sonrisa, Carter impartió dos lecciones bíblicas consecutivas a una congregación más numerosas de lo habitual, que superaba las 700 personas, algunas de las cuales viajaron centenares de kilómetros apenas tres días después de que Carter fuera sometido a radioterapia.

Dedicó menos de cinco minutos a hablar de su enfermedad hasta que dijo “basta de ese tema” y comenzó su lección de fe, amor y relaciones personales.

Carter dijo que él y quien ha sido su esposa durante 69 años, Rosalynn, decidieron jamás irse a dormir sin zanjar sus diferencias.

“Tener la capacidad de admitir que uno puede estar equivocado y que la otra persona puede tener razón” mejora una relación, afirmó. Esta aseveración suscitó una risa entre la multitud reunida en la iglesia bautista Maranatha.

Carter alentó al auditorio a que considere a Dios un socio en sus vidas.

“En cualquier momento podemos reclinar la cabeza y decir ‘Dios, en verdad estoy en problemas. Te pido que me des fuerzas para soportar lo que llevo a cuestas y para enfrentar lo que venga”’, expresó Carter.

El exproductor de cacahuates y exgobernador de Georgia ha impartido lecciones bíblicas los domingos durante más de tres décadas en su pequeña iglesia construida de ladrillos rojos y que tiene unos 40 miembros regulares.

Carter atrajo esta ocasión la mayor multitud que los feligreses pudieron recordar debido a que 460 personas atestaron el interior del templo.

El auditorio fue tan numeroso que Carter impartió una segunda lección a unas 250 personas en las instalaciones de una escuela secundaria cercana en tanto que se les impidió el acceso a 70 más.

La gente sentada debajo de las ventanas de vidrio oscuro asintió con la cabeza cuando el miembro de la iglesia Jan Williams describió como “bendecidos” a quienes alcanzaron asiento.

Carter, que llevaba puesto un traje gris, ingresó y salió sin fanfarrias.

Recorrió de un lado al otro el frente del santuario mientras daba su sermón y ocasionalmente regresó a un podio para leer en voz alta con sus gafas de armazón delgado. Su esposa estuvo sentada cerca.

Cuando algunos de los oyentes se retiraron de la iglesia, presumían entre ellos las fotografías que se tomaron con los Carter. Fuente: Prensa Cristiana

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: