Un legado duradero

 Dr. Charles Stanley
Dr. Charles Stanley

¿Quién ha influenciado su vida? Jesús llama a sus seguidores “sal de la tierra” (Mt 5.13), pues anhela que generemos sed en quienes no le conocen. Cuando los no creyentes encuentren atractivo el mensaje de salvación, anhelarán “probar y ver que el Señor es bueno” (Sal 34.8 NVI).

En los tiempos bíblicos, la sal era recogida del agua de mar que se evaporaba. Cuando había demasiadas impurezas en la sal, ésta se volvía insípida. Del mismo modo, si permitimos que el pecado nos contamine, los demás no verán la necesidad de un Salvador, porque les parecerá que no ha cambiado nada en nosotros.

Jesús dijo también que los creyentes somos “la luz del mundo” (Mt 5.14). Si nuestras palabras, actitudes y conducta reflejan los aspectos negativos de nuestra cultura, seremos como una linterna cubierta de hollín. En cambio, si resplandecemos como reflejos brillantes de Cristo, nuestro ejemplo dirigirá la atención de otros hacia Él y revelará la verdad oculta.

El poder para influenciar no está en lo que hacemos, sino en lo que somos. A lo largo de mi vida, muchas personas me han ayudado a moldear mi carácter, mis pensamientos y mi conducta. Del mismo modo, quiero ser una influencia positiva para otros.

Como hijo de Dios, usted está llamado a ser un reflejo de Cristo. Si usted hace de esto su prioridad, la influencia que tendrá en otros será extraordinaria.

Por:  Dr. Charles Stanley

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: