Conozca de qué se trata el alivio migratorio 42B

Muchos de los inmigrantes que viven en Estados Unidos  no conocen de la existencia del alivio migratorio conocido como cancelación de la deportación 42B, que les otorga la residencia permanente.

El especialista en inmigración, abogado Alex Gálvez, explicó que la mayoría de los hispanos no conocen de este alivio, comúnmente llamado cancelación de la deportación 42B, que les da la residencia permanente, cuando tienen un hijo menor de 21 años, un cónyuge, padres o padrastros o madrastras, ciudadanos estadounidenses que están enfermos severamente.

Gálvez asevera que estos casos son manejados por un juez en una corte de migración y exhorta a las personas a que se asesoren bien con un abogado porque un error puede ser definitivo.

El especialista explicó que: “Los requisitos para solicitar la residencia permanente cuando se tiene un familiar en estas condiciones son: probar que han tenido una presencia física por 10 años en el país; desde luego el hijo, cónyuge o padre debe tener una condición especial mental o física grave que le impida valerse por sí mismo; y el tercer requisito es que tengan buena conducta moral, sin delitos mayores, no violencia doméstica, no deportaciones previas, no drogas ni robos de grandes cosas”.

Gálvez señaló que los jueces en estos casos se muestran más humanos y cuando se cumplen todos los requisitos, el fallo siempre es a favor de la persona que solicita la residencia permanente, porque quieren asegurar que el hijo o la persona que tiene la condición especial, va a tener quién se haga cargo de ellos para cuidarlos y protegerlos.

Las condiciones que califican para solicitar la residencia son: síndrome de Down, esquizofrenia, autismo, cuadraplejicos, o cualquier condición grave que incapacite a un individuo.

No pueden optar a este alivio las personas que tienen asma o problemas de aprendizaje, del habla o aquellos que reciben terapias de lenguaje.

El gobierno de los Estados Unidos entrega 4.000 visas al año para este tipo de casos.

“Lo mejor es que cuando se presenta la solicitud, reciben de inmediato un permiso de trabajo, y en promedio se resuelven en un año y medio, cada octubre, el Gobierno entrega las visas”, señaló Gálvez. Fuente: El Diario, New York

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: