Misionera educada a niños y jóvenes en Bogotá

desafioEn Colombia, Bogotá, niños y jóvenes de escasos recursos reciben educación gratuita gracias a la visión de una misionera. Esta mujer soportó una prueba que la hizo nadar contra la marea. No obstante, gracias a su esfuerzo y a su fe en Dios, miles de niños colombianos hoy son personas exitosas.

Hace 25 años los pastores Miriam y Colin Crawford, aceptaron el llamado del Señor a abrir una obra educativa, social y espiritual. Es así como el 20 de febrero de 1990 la Asociación Liga de Nueva Vida convierte el proyecto en realidad, se construyó la planta física con espacios adecuados para albergar a niñas y jóvenes que no podían contar con los recursos.

«Recibí mi llamado y mi esposo en Escocia, aquí nos encontramos en Bogotá, nos casamos y comenzamos una iglesia y después un colegio en la iglesia que era pequeño. Vimos tantos niños que estaban trabajando, estaban sufriendo, no tenían educación por los costos y por faltas de cupos en los Distritales, no tenían realmente una esperanza de educación. Allí, creo que nació este sueño de ver a los niños con una oportunidad para tengan algo en la vida», dijo Miriam Crawford, fundadora del Colegio Colombo-Sueco.

«El gobierno de Suecia junto con mi iglesia, prometieron ayudarnos económicamente con la construcción. Pero no teníamos dinero para el terreno. Entonces, aquí recibimos por parte del Ministerio de Educación el terreno en comodato, y en 1990 comenzó ya el colegio con 120 niños en preescolar y en primero y segundo año», indicó Crawford.

Posteriormente, el doctor Rafael Garavito es designado para dirigir todos los procesos institucionales, continuando con la visión que se plantearon sus fundadores: “educar a niños de bajos recursos”. Siempre con la visión de brindar educación y valores con calidad.

«Inicie primero como asesor del colegio por delegación del señor ministro. Pero, posteriormente en el año 1994 por solicitud y en acuerdo con la pastora Miriam y el pastor Colín asumí la rectoría. En la parte académica, hemos tenido la asesoría de varios funcionarios del ministerio, pedagogos de reconocimiento a nivel nacional e internacional. En la parte espiritual, hay un equipo muy sólido, que están vigilantes de asesorar tanto a padres de familia, estudiantes, profesores; para que el mensaje sea integral y sea conocido por todos», relató el rector del colegio, Rafael Garavito.

El 31 de mayo del 2007 murió el pastor Colín Crawford. Su esposa con la ayuda de Dios y de los directivos continuaron con la obra.

«Es un momento difícil… vienen tantas cosas, tantas emociones, tantas preguntas. Pero, sentí enseguida que tenía que seguir adelante con la iglesia, con la obra social, y ha sido muy hermoso ver como el Señor ha estado en todo, me ha sostenido, me ha ayudado», indicó Crawford.

Y aunque al transcurrir el tiempo se han encontrado con obstáculos, la pastora Crawford no ha abandonado esa visión y llamado que Dios les delegó junto con su esposo.

“Ver esto en niños transformados, cambiados, por todo esto vale la pena», aseguró Crawford. Fuente: Desafío, Colombia

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: