La oración hizo posible el milagro de Renato

La curación por la fe  fue llevada a un libro - Foto: Fuente Externa
La curación por la fe fue llevada a un libro – Foto: Fuente Externa

Renato Gabry es un milagro andante, el muchacho oriundo de Brasil, es abogado de profesión y sobreviviente de un accidente de moto que le originó una lesión cerebral traumática que lo dejó en coma.

El milagro de Renato consiste en que este salió de coma gracias a que cerca de 100 mil personas hicieron una cadena de oración por él y este volvió a la vida.

La historia de Gabry empieza en 2009, cuando sufrió el accidente. Con 20 años de edad el diagnóstico no era bueno, tanto así que los médicos creían que su muerte era una cuestión de tiempo.

“Para tener una idea de mi situación real, en la medicina existe un rango de 1 a 15 de vida. Las personas que están en la etapa 15 son saludables, los que están en la etapa 2 tienen muerte cerebral; y me encontraba en la posición 3 de la escala, sin embargo, mi madre le dijo a los médicos que en breve saldría del hospital. Los médicos pensaban que no entendía muy bien lo que decía porque incluso con la mala noticia, ella se aferró a la fe y la convicción de mi curación”, dijo Gabry en un testimonio publicado en la página web de la Iglesia Bautista de Lagoinha (IBL).

La madre de Renato dio inicio a una jornada de fe y esperanza. Llamó amigos, familiares y hermanos en la fe de la ciudad de Itaperuna.

Poliana Pinheiro, amiga de la señora, organizó una vigilia de oración por la vida del joven. Muchos fieles de varias y diferentes denominaciones se unieron al clamor por un milagro de Dios.

“Como yo era un enfermo terminal, el día 15 de mi estancia, los médicos permitieron cualquier visita para que la gente llegase a despedirse de mí”, dice Gabry.

Según los testigos, un día una mujer ciega llamada Ana Paula entró a la habitación a orar por el joven, y de pronto hubo una especie de “fuego” alrededor de la cama. “A pesar de que el aire acondicionado tenía muy frío el lugar. Ella oró fervientemente para mí y ese día me desperté”.

“Los médicos dicen que mis parámetros han cambiado de la nada, la medición de mis plaquetas mejoraron instantáneamente. Mis órganos recuperaron su tamaño normal y aspecto. Mi lesión cerebral, para su sorpresa, desapareció”, dijo el abogado, quien también es ministro de alabanza.

Cuando el joven salió de coma había perdido la memoria de forma parcial: “Me desperté y no recordaba nada, ni siquiera sabía quién era. Mi madre fue quien me explicó sobre el accidente.

Entonces recordé que era cristiano y que creía en Dios. Así que me puse a orar, a escuchar música en el hospital. Mi madre me había colocado en la habitación una canción llamada ‘Jehová Rafah’, el Dios que sana.

La curación por la fe que la experimentó Renato fue llevada a un libro. Fuente: Noticias Cristianas

 

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: