Brasil tiene el único Museo de Arqueología Bíblica de América Latina

La colección tiene en su haber objetos de la época de Abraham, hasta artefactos de la Edad Media. Hay más de 4.000 años de historia en piezas arqueológicas.

A sólo 160 kilómetros de la ciudad de Sao Paulo, en Brasil, se encuentra el único Museo de Arqueología Bíblica de América Latina, el cual cuenta con 2.500 piezas originales, todas con certificados de autenticidad y autorización oficial del país de origen.

Rodrigo Silva, reconocido arqueólogo, teólogo, escritor e investigador, es el director del Museo que lleva su nombre y el cual fundó en el año 2000 con 50 piezas donadas por él.

“Estos son los más antiguos ejemplares de inscripciones que tenemos acá. De la fecha de 2300 años antes que Jesucristo. Son cartas, recibos, tratados, desde los tiempos de los patriarcas o antes de los tiempos de los patriarcas”, dijo Silva.

La arqueología bíblica, que comenzó hacia el año 1800, ofrece respuestas sobre la veracidad de las historias de la Biblia y el contexto en el que ocurrieron.

Hasta el siglo XIX, muchos científicos e historiadores negaban la existencia histórica de Babilonia y la veracidad de los escritos del profeta Daniel. Pero objetos como este ladrillo, encontrado en Irak, demostraron una vez más que la Biblia está en lo cierto.

“Cuando yo hice la traducción encontré que había tres líneas. El texto completo decía: “Yo soy Nabucodonosor, Rey de Babilonia. Proveedor o principal de los templos de Ezida y Ezgail. Hijo primogénito de Nabopolassar. Yo hice la publicación y ahora recientemente hicimos la comprobación de la fecha del ladrillo con termoluminiscencia”, indica Silva.

El Museo cuenta con piezas que permiten comprender mejor el significado de ciertos pasajes bíblicos, como el motivo por el cual Raquel, esposa de Jacob, robó los ídolos de su padre.

“Mucha gente leyendo la Biblia piensa que estaba hablando de religión, pero no. Lo que pasa es que Raquel sacó los ídolos de su padre para dárselos a su esposo Jacob. ¿Por qué? En el museo tenemos la respuesta… En el tiempo de la Biblia, estos ídolos, pequeños trozos de cerámica eran certificados de propiedad. Cuando alguien compraba una hacienda de otra persona, como certificado de propiedad, recibía este ídolo”, explica Silva.

El Museo Paulo Bork ofrece a los visitantes la posibilidad de ver clavos, como con los que crucificaron a Jesús, vasijas como la usada para tomar el vino en la última cena, cartas y sobres de la época de Abraham, un pedazo de roca que pudo haber sido parte de la Torre de Babel o un espejo de la época del apóstol Pablo, hecho de bronce pulido, que permite comprender mejor el pasaje bíblico de la primera carta a los Corintios.

 “Yo invito a todas las personas a descubrir los hallazgos de la arqueología y tener la comprobación de que la Biblia es un libro que trae una historia verdadera. Y esto es importante porque si la historia de la Biblia es una historia verdadera, la teología que se ubica sobre esta historia, habrá de ser verdadera”, expresó Silva. Fuente: Mundo Cristiano

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: