Reflexiones

mariagrosso

 

Bellalyn Bernal

bernal.elglobonews@gmail.com


Uno de los temas más controversiales ha sido el determinar cuándo nació Jesús, en qué época y día exacto; y sin lugar a dudas no se tiene descripción exacta en las Escrituras. Muchos aseguran que fue antes de octubre -en el otoño- porque los pastores tenían a sus rebaños fuera, en el campo (Lucas 2:8). El buen historiador Lucas relata acontecimientosy da una serie de pistas que pueden contribuir a dar con la fecha exacta. Una de esas pistas para saber el día del advenimiento al mundo de Jesús desde el vientre de su madre, es que María da a luz seis meses después de Isabel, madre de Juan El Bautista, hijo de Zacarías. A partir del Sacerdocio de Zacarías y los tiempos en los cuales sirvió para el grupo de Abdías se han desprendido una serie de cálculos que indican que Juan nació en marzo y Jesús en septiembre. Otros cálculos tienen que ver con interpretación de los calendarios. Los teólogos y pastores asignados serían los más indicados para despejar ciertas dudas que los creyentes presentan.

De cualquier manera nos ha importado más cuándo, dónde, cómo y por qué murió Jesús que la fecha de su nacimiento como tal. Su muerte y resurrección ha dividido el tiempo en dos partes, ha marcado generaciones y, como les comenté en la edición anterior, no ha vuelto a ocurrir un evento tan significativo para la humanidad como ese. Nadie ha dejado de recibir bendición y revelación por no saber el detalle del día exacto en el que nació Jesucristo.

Este tipo de preguntas parecen ser fáciles de responder, pero nos resulta una duda estéril porque su respuesta no cambia las cosas y mucho menos la conciencia que se tiene de Jesús; sin embargo en esta época del año celebramos la NAVIDAD, que viene de NATIVIDAD, que es igual a NACIMIENTO.

La Navidad es celebrada por los cristianos, pero también por gente no creyente; algunos utilizan la Navidad como festejo de convivencia social y familiar. Este último mes del año, además de ser el más rendidor a nivel de ventas en comercios, nos presenta una Navidad hibrida, por supuesto con elementos de distinta naturaleza dentro de una gran ensalada de creencias, y parece que la tradición aplasta al conocimiento sutilmente, con una aplanadora roja con verde muy bonita entre bambalinas doradas, guirnaldas, la carta de solicitudes materiales de los más pequeños al Niño Jesús, un estrambótico personaje llamado Santa Claus (San Nicolás, Papa Noel, etc.) de quien podemos decir viene a ser el tipo de lechuga que más abunda en la ensalada y habita en la imaginación de los niños como un proveedor que premia con una infinita bolsa roja, un árbol de Navidad que cada vez es decorado con mucha más moda y vanguardia, Reyes Magos que vienen a terminar el gran show de los regalos, sin dejar atrás a un “Espíritu de la Navidad” que por lo general huele a mandarina. Diciembre está en vitrina como mes del amor; y es que todos -casi sin excepción- lo compramos cada año al precio que sea.

Y hablando de precios, navidad y año nuevo ya no son las fechas de diciembre más costosas a nivel de alojamiento en hoteles de Miami Beach; ahora la reconocida feria de arte ART BASEL ocupa el lugar de lo más reservado y vendido. Este magno evento de artistas locales e importados ha convertido a Miami Beach en mucho más que playa y shopping, siendo uno de los momentos de significativa referencia para los apasionados del arte.

Sea la unción de diciembre la que nos acompañe en todo 2016, estén las familias unidas no solo este mes sino en el resto del año, que la generosidad no se reserve para un mes específico, sino que abunde en los 365 días del calendario. Dios nos acompañe hoy y siempre. ¡Feliz Navidad y bendecido año a estrenar 2016!

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: