Aumentan la seguridad en iglesias de EE.UU.

Una iglesia debe ser un lugar para adorar a Dios y un santuario de todo lo malo que hay en el mundo. Pero, hoy en día las iglesias en Estados Unidos están siendo blanco de protestas, violencia… e incluso hasta terroristas. Entonces, ¿qué pueden hacer las iglesias para mantener a salvo a sus miembros?

De las muchas iglesias en Memphis, Tennessee, la más grande es la Iglesia Bautista Bellevue . Fundada en 1903, ha crecido en membrecía hasta casi 30 mil personas. Andy Willis ha recibido la monumental tarea de mantener a su congregación a salvo.

«Hoy, iglesias que hablan la verdad, enseñan y predican principios bíblicos, llaman mucho la atención porque hay muchos componentes de la sociedad que no quieren oír. Como equipo de seguridad de la iglesia, debemos estar preparados para ese tipo de situaciones… para intervenir y proteger al rebaño», dijo Willis.

Más de cien miembros de seguridad pagados y voluntarios atienden eventos cada semana.

“Hoy, tenemos a dos encubiertos… verán uno por allá…”, indicó Willis.

«Todos tienen sus problemas… La iglesia es un lugar para traer problemas. En el departamento de seguridad, nuestro trabajo es discernir cuál problema es peligroso para los demás. Tratamos de intervenir de manera significativa, señalando la forma adecuada de ayudarles», expresó Willis.

Uno de los recursos que les ayuda a prepararse es el consultor en seguridad, Tim Miller.

Como ex agente del Servicio Secreto, Miller dice que la amenaza crece alrededor del mundo.

“La violencia contra los cristianos está creciendo. No nos ha tocado al nivel de otros países, pero si creemos ser inmunes a eso, estamos equivocados. Como país empezaremos a experimentar el mismo nivel de violencia. Esa misma metodología viene a los Estados Unidos. La pregunta es: ¿Estamos preparados para enfrentarlo?», explicó Miller.

«Vas a un lugar donde gente quebrantada se reúne cada semana. Gente quebrantada como yo. Debemos tener en mente que la seguridad que proveemos debe ser basada en el ministerio, pero debe ser muy buena», agregó.

Hay iglesias que solo tienen como 200 personas y todos se conocen, pero hay otras que tienen gran cantidad de miembros, es difícil imaginar los retos que conlleva tratar de mantener a todas esas personas a salvo y estar pendiente de todos, al mismo tiempo.

“Un sistema de cámaras que monitorea constantemente y registra actividades es muy importante. No son muy costosas y recibes la protección que en dada situación no tendríamos sin esas cámaras”, dijo Willis.

“La seguridad es más que todo lo que no se ve… por eso en sitios donde se reúne mucha gente, es muy importante tener un equipo de seguridad profesional que ayude a planear y organizar, porque ninguna organización tiene recursos ilimitados”, precisó Miller.

La reunión infantil debe ser especialmente vigilada. En Bellevue, un sistema computarizado imprime etiquetas para cada niño e incluso, mantiene un registro de alergias y medicinas.

Parte de la seguridad es responder a emergencias médicas rutinarias. El equipo de seguridad aquí incluye a la enfermera Shelley Trigg.

“Trabajamos muy de cerca con el departamento de seguridad. Tenemos protocolos establecidos en caso de algo trágico, como un tiroteo. Estamos entrenados para atender cualquier tipo de trauma”, comentó Trigg.

Dios lo libre de una tragedia en su iglesia, pero si ocurre, algo es cierto: al instante habrá móviles de televisión y reporteros afuera. Un consejo: no los deje a oscuras, tienen un trabajo qué hacer. Designe a alguien para salir y darles información. No tiene que dar nombres ni datos que no deseé, pero es importante que haya un plan sobre cómo lidiar con las noticias.

“Lo que más me sorprende es cuando hablo con otras iglesias sobre la seguridad y me dicen: ‘No tenemos seguridad, solo oramos para que nada suceda’. Cuando escucho eso, pienso en mi hijo diciendo: ‘Tengo un examen mañana, pero Dios ya sabe qué nota recibiré entonces se lo dejo a Él.’ Es importante entender que debemos confiar en Dios pero que Él tiene roles para que nosotros cumplamos su plan”, explicó Willis.

“Al final del día, deben unir fe con sabiduría y acción. Es tiempo que los cristianos se eduquen sobre lo que ocurre en el mundo, orar más y estar preparados… y esas cosas van a marcar la diferencia…”, aseveró Miller. Mundocristiano

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: