Presidente Barack Obama aspira a cerrar prisión de Guantánamo lo antes posible

En sus últimos meses como presidente de Estados Unidos, Barack Obama pretende llevar a cabo una de las primeras promesas con las que accedió a la presidencia: el cierre del centro penitenciario situado en la bahía cubana de Guantánamo, para el que ha presentado un plan en el Congreso.
El polémico centro de Guantánamo ha sido objeto de críticas por parte de entidades internacionales debido a sus condiciones humanitarias, las técnicas de tortura utilizadas y la escasa transparencia con respecto a la identidad y los cargos de los detenidos. “Guantánamo permanece abierto porque los políticos están explotando el miedo genuino de la población a los atentados terroristas. En lugar de identificar medidas efectivas y legales para prevenir los atentados, los congresistas se dedican a jugar a la política con las vidas de decenas de hombres que podrían morir entre rejas sin haber sido siquiera juzgados”, ha manifestado Naureen Shah, directora del Programa de Seguridad y Derechos Humanos de Amnistía Internacional Estados Unidos.
“Guantánamo se ha convertido en un símbolo internacional de la tortura, las entregas y la detención indefinida sin cargos ni juicio. Su cierre no significa simplemente trasladar a los detenidos a otro lugar y apagar las luces del centro. Significa terminar por completo con estas prácticas y hacer que se rindan cuentas por los abusos cometidos en el pasado”, expresaron recientemente desde Amnistía Internacional (AI).
OBAMA: “HAY QUE CERRAR ESTE CAPÍTULO DE NUESTRA HISTORIA”
Barack Obama considera que el centro de detención “es contrario” a los valores estadounidenses y “daña la lucha contra el terrorismo”. El presidente citó a su predecesor, George W. Bush, hombre bajo cuyo mandato se abrió el penal, para recordar que en sus últimos días en el poder manifestó su deseo de clausurar el centro de detención. Obama declaró que había llegado la hora de cerrar “este capítulo de nuestra historia”. El mandatario dijo que el cierre debía servir como “un reflejo de las lecciones que hemos aprendido desde los ataques del 11 de septiembre”. Acompañado por el vicepresidente, Joe Biden, y el secretario de Defensa, Ashton Carter, Obama aportó otras razones para clausurar el penal, más allá de que es una mancha en los valores de EEUU: “No funciona y es muy caro”.
CUATRO FASES PARA EL FIN DE LA PRISIÓN
El plan para efectuar el cierre tiene cuatro elementos: continuar transfiriendo responsablemente a los detenidos a otros países (35 de ellos son elegibles) en el curso de los próximos meses; llevar a cabo revisiones periódicas; seguir identificando a la disposición individual de los que permanecen en reclusión, incluyendo posibles cargos por el artículo 3 o comisiones militares; y trabajar con el Congreso sobre una ubicación para los detenidos que no pueden ser transferidos a sus países.
Al día de hoy, hay 91 presos en el penal. Los 56 que no serán trasladados a otros países están en diversas situaciones. Diez se encuentran en distintas fases de los juicios ante comisiones militares y los demás son considerados demasiado peligrosos para salir en libertad o ser transferidos a un tercer país. En esos casos, la Administración plantea su traslado a territorio estadounidense para que sean encerrados en prisiones de máxima seguridad, aunque el presidente no citó ningún lugar en concreto.
BLOQUEO
Lo que fue una promesa de su campaña electoral en 2008 se convirtió en ley a los pocos días de llegar a la Casa Blanca. Obama deseaba el cierre de Guantánamo pero ha fracasado en su intento, debido en gran parte a un Congreso dominado por los republicanos que han bloqueado sus políticas. Las reacciones no se han hecho esperar y varios senadores republicanos han dicho que no piensan apoyar este nuevo planteamiento.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: