Chinos agradecen a cristianos que les enseñaron el Evangelio en EE.UU.

Nacido en el norte de China, Jinshan Wang, revela que nunca conoció a Dios en su país natal, para ello tuvo que viajar 7.000 millas y llegar al corazón de Louisiana. Wang, quien ahora es pastor, comparte su testimonio mientras abre el servicio en la ciudad de Baton Rouge, capital del estado de Luisiana.

“Ahora sabemos que el Señor envió a sus siervos a enseñarnos el Evangelio”, dijo Wang a su familia de la iglesia de Cristo en el Baton Rouge South. Y agradece a los cristianos estadounidenses que compartieron con él y su familia el mensaje de Jesús desde que llegó a la nación norteamericana.

Wang es uno de los miles de inmigrantes chinos introducidos al evangelio en las tres últimas décadas. Parte de un ministerio próspero que comenzó con estudiantes de posgrado en la  Universidad Estatal de Luisiana.

Su ministerio es una parte muy visible de la congregación de 600 miembros. La mayoría de los domingos, los hombres y mujeres chinos llenan los primeros asientos del auditorio, adorando al lado de sus hermanos y hermanas estadounidenses.

Erhei Liang, un compositor de música clásica que se mudó a Baton Rouge en 1986 con su esposa, Weiping, para seguir un doctorado en LSU, es miembros de la congregación y compartió su testimonio: «Cuando llegamos aquí el lenguaje era difícil, y no sabíamos cómo funcionaban las cosas aquí». Hasta que un compañero de estudios lo invitó a un servicio de adoración. “Fuimos a la iglesia, e inmediatamente nos encontramos con hermanos y hermanas que nos trataron como una familia”

Liang agregó: “Tenemos la esperanza, creo que el evangelio es la cosa más maravillosa en la tierra, es vivir una vida ideal en este mundo. Para todos aquellos que regresen a casa y todavía no conocen a Dios, el amor de Cristo va a cambiar sus vidas

Miembros de la iglesia han visto como el ministerio chino no deja de crecer y cada vez se añaden más personas de distintas nacionalidades a la congregación.

Los ciudadanos chinos esperan propagar la palabra de Dios en su país natal, donde el interés por el cristianismo se incrementa cada día. Hace tres años, el ministerio chino de la iglesia del sur de Baton Rouge comenzó a apoyar los esfuerzos de la misión en China. Dedican alrededor de un tercio del presupuesto del ministerio para la obra evangelística. Fuente: Christian Chronicle

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: