Atleta Sanya Richards-Ross expresó su fe en Dios

La atleta especialista en los 400 metros lisos, Sanya Richards-Ross, tiene cuatro medallas olímpicas doradas pero asegura que no tendría ninguna de ellas sin Dios. Mientras se prepara para los Juegos Olímpicos que tendrán lugar en Río de Janeiro este agosto, Sanya piensa en sus grandes logros obtenidos en las Olimpíadas del 2012 en Londres.

Sanya publicó en la red social Instagram una fotografía del momento en el que obtuvo su última medalla de oro de los 400 metros femeninos con un mensaje inscripto en ella: “Uno más Dios es siempre mayoría”. “Cuando pienso en esta victoria sé que fue sólo gracias a Dios…”, escribió en el pie de la foto la corredora de 31 años. Además, agregó: “Todas las buenas cosas vienen desde arriba #bendecida #EnUnaMisión #CaminoARío #creer”.

Richards-Ross, casada con el agente de NFL Aaron Ross, compitió en tres Juegos Olímpicos: Atenas en 2004, Beijing en 2008 y Londres en 2012. Ahora que se prepara para su cuarta olimpíada y para el fin de su carrera, Richard Ross tiene otra mentalidad. “Este año estoy entrenando con amor, esperanza y anticipación”, dijo. “Realmente espero que este sea mi «canto del cisne» y seré capaz de dejar el deporte con una nota muy alta”.

Si bien parece preparada y con mucha confianza, eso no significa que Richard-Ross no haya tenido contratiempos. El 27 de junio del 2015, no clasificó para la final de los 400 metros del campeonato nacional de pista y campo al aire libre de los Estados Unidos, a pesar de que ella había obtenido la medalla de oro en los Juegos Olímpicos del 2012.

Si bien utilizó Instagram para compartir su desánimo, Sanya también usó su fe para mirar su decepción desde otra perspectiva mientras se prepara para Río de Janeiro. “Así no es como visualizaba mi 2015 pero sé que Dios siempre está”, escribió. “Sé que haré los ajustes necesarios y estaré lista para Río! Gracias por todo el amor, significa para mí mucho más de lo que puedo expresar #EquipoSRR #EnUnaMisión #CaminoARío #Bendecida”.

Luego de sobrellevar múltiples operaciones debido a una lesión en el pie, la ganadora de cuatro medallas olímpicas se aferra a que su fe se va volviendo más fuerte con cada obstáculo. “Cuando confío en Dios, Él llega”, expresó Sanya a The Christian Post. “Tanto ha crecido mi fe y mi confianza en Dios que ahora cada obstáculo no parece insuperable”, agregó.

Estos días, Richards-Ross le dijo a People que se siente diferente para estos Juegos Olímpicos. “Tengo una perspectiva diferente este año. Me apoyo en la experiencia que tuve en el pasado y este año simplemente se siente bien”, dijo. Fuente: Gaceta Cristiana

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: