“El Bus del Alivio” lleva alimento físico y espiritual a desamparados en New York

Según cifras de la coalición para los desamparados en Nueva York, para febrero de este año había más de 60 mil personas sin hogar en ese estado. Entre ellos 23 mil niños que duermen cada noche en albergues. Ante esto la comunidad de fe neoyorquina está dispuesta a ayudar a los necesitados.

”Hace 26 años, un empresario exitoso, Richard Galloway, residente en Dallas, Texas es impactado al leer el texto bíblico de Isaías 58: 6-12: “Dad de comer al hambriento y sacia el alma del afligido”. Desde ese entonces hasta la fecha, millones de desamparados se han beneficiado con el servicio que presta “The Bus Relief” o “El Bus del Alivio”.

“’New York City Relief’ empezó en 1989, tenemos ya 26 años sirviendo a las personas que están en situaciones difíciles en Nueva York y Nueva Jersey. Durante estos 26 años hemos servido más de 6 millones de tazas de sopas, chocolate caliente en el invierno, limonada en el verano. Nosotros salimos en buses que hemos arreglado para poder servir la comida dentro del bus, pero también lo más importante es que tenemos recursos para las personas que están en la calle y le pueden ayudar a cambiar sus vidas”, dice Claudia Guardado, de “El Bus del Alivio”.

Con dos buses transformados para brindar la ayuda necesaria llegan semanalmente a 12 diferentes lugares de estas dos ciudades.

“Doce veces por semana salimos a las calles, tenemos diferentes lugares depende de la necesidad de la comunidad, A veces vamos al mismo lugar el miércoles y el viernes por ejemplo. En Harlam, vamos dos veces a la semana por la necesidad que hay ahí”, explica Guardado.

El clima no es un impedimento para que “El Bus del Alivio” llegue a los lugares destinados, donde cientos de personas los esperan no solo por los alimentos que reciben sino por lo que ellos consideran es lo más importante: la ayuda espiritual a través de la oración.

“Me dan sopa, me dan pan y nos dan la oración del Cristo y nos ayudan en muchas cosas, en ropas, medias y nosotros somos bien agradecidos que ellos vengan aquí porque lo necesitamos de verdad”, comenta Juan, un desamparado.

Los desamparados dicen qué es lo más importante de toda la ayuda que reciben. “Bueno lo más importante que considero es la ayuda emocional. Que ellos siempre se preocupan del bienestar de los demás, de la gente pobre”, comenta Felix, un desamparado.

“La comida es importante pero lo más importante es la esperanza que dice que yo puedo cambiar. Es posible que yo puedo vivir una vida con opciones, no es necesario que estén en la calle toda la vida. Entonces vamos con voluntarios con misionarios para decirle a la gente en el nombre de Jesús que tú puedes cambiar”, indica Josiah Hakrn, de “El Bus del Alivio”.

“El Bus del Alivio” como organización sin fines de lucro se mantiene con las donaciones económicas de diferentes empresas y de voluntarios que preparan la sopa, el chocolate caliente, los panes y todo lo que entregan.

“En nuestra base tenemos dormitorios para equipos que vienen a servir con nosotros y esa es la otra parte del servicio que nosotros ofrecemos, porque nosotros invitamos a la Iglesia, a las personas, que sí conocen del Señor, que quieren venir a servir con nosotros a tener la oportunidad de entender de una manera muy íntima lo que dicen las Escrituras sobre el corazón de Dios para las personas que están sufriendo y son pobres”, precisa Guardado.

Semana tras semana con lluvia, sol o nieve, “El Bus del Alivio” llega a los más necesitados. Con mensaje de esperanza y de amor: «Dios no te ha dejado. No estás solo. Mañana puede ser mejor».

Kennia Espinoza

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: