En Canadá: Médicos cristianos luchan contra ley de suicidio asistido

Kennia Espinoza


Médicos cristianos de Canadá están luchando en contra de una regulación gubernamental que según ellos dicen, les obliga a participar en el suicidio asistido y la eutanasia.

La norma exige a los médicos remitir a los pacientes con otros colegas que están dispuestos a ayudarles a terminar sus vidas. Unos 4.700 médicos cristianos están desafiando la ley en los tribunales, porque creen que los hace participar en el proceso, de acuerdo con The Globe and Mail.

Tracey Sobers, portavoz del Colegio de Médicos y Cirujanos de Ontario, no está de acuerdo con la premisa, diciendo: «Una derivación eficaz no prefigura ni garantiza un resultado».

La nueva ley permite el suicidio asistido y la eutanasia, siempre y cuando el paciente sea un adulto competente; consienta claramente la terminación de la vida; tenga una condición médica grave e irremediable (incluyendo una enfermedad o discapacidad); y que esté experimentando un sufrimiento intolerable.

En tal sentido, el cardenal de Toronto, Thomas Collins, emitió un comunicado diciendo que estos rubros de la ley son «una falta de respeto para la dignidad del ser humano» y tendrá un impacto en los médicos que «solamente buscan curar, pero no matar».

La ley también se compromete a investigar cuestiones de cómo realizar el suicidio asistido disponible para menores maduros y personas en las primeras etapas de la demencia.

«La gente no debe esperar hasta que los próximos movimientos se hagan para quienes quieran ampliar el acceso a la eutanasia», dice Michele Boulva, director de la Organización Católica para la Vida y la Familia.

Varios grupos de fe en Canadá dicen que esta ley viola la Sección 2 de la Carta de Derechos y Libertades, la libertad de conciencia y de religión, por lo que están buscando la revisión judicial.

El abogado de los grupos de fe, el Sr. Polizogopoulos, explica su desacuerdo diciendo, «nuestra posición es que los médicos que se opongan al suicidio asistido, o a la muerte con asistencia médica, sean puestos ahora en una posición donde tienen que violar sus conciencias y sus creencias religiosas y la moral o enfrentarse a ser disciplinados por la universidad, y eso no es una buena posición para estar”. Fuente: www.mundocristiano.com

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: