En Ecuador jóvenes cristianos ofrecen ayuda integral a los más necesitados

Kennia Espinoza


Un grupo de jóvenes cristianos en Guayaquil, Ecuador, ofrece ayuda médica, donaciones y orientación, a personas sumidas en las drogas, en zonas de escasos recursos.

La fundación estadounidense “Mercy’s Hands”, es la encargada de desarrollar la labor social, y a su vez llevan un mensaje de amor y esperanza para curar aquellos males que no son físicos.

En Ecuador, la organización no gubernamental es manejada por un grupo de jóvenes ecuatorianos e incluye dentro de su equipo a doctores, ingenieros, licenciados entre otros profesionales, quienes ofrecen su apoyo a los más necesitados.

Mercy’s Hands ha ayudado a construir desde casas hasta hogares comunes para los jóvenes, con el propósito de mejorar las oportunidades de vida de muchos a través del arte, los deportes, medicina, clases de inglés, elaboración de accesorios, entre otros cursos en diferentes áreas.

Amy Yael Villafuerte, presidenta de la fundación, explica que además de explorar el talento local, su misión es llevar la palabra de Dios a lugares a los que no se llega fácilmente y también fomentar a la unión familiar como base de la sociedad.

“Nosotros también visitamos lugares de rehabilitación, en donde las mujeres y los hombres están saliendo de las drogas. Hemos podido compartir con los niños, las personas adultas, también dándoles de esas donaciones que nos hacen llegar. Nosotros siempre decimos: ‘predicar la palabra de Dios, pero a través también de la acción’”, comenta Villafuerte, presidenta de Mercy’s Hands.

“Nuestro fin es no solamente que ellos tengan una sanidad física, porque al final sabemos que estos problemas físicos son momentáneos. Terminan conociendo a Dios, terminan conociendo de comunidad, haciendo amigos”, comenta Daniela Salas, voluntaria en Mercy’s Hands.

Los líderes cristianos juveniles, quienes conforman la fundación, buscan fomentar el desarrollo integral y sostenible incluyendo a todos los sectores de la sociedad y promoviendo la educación, la salud y sobretodo la fe.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: