Unesco declara al “Jardín del Edén” Patrimonio Mundial

Kennia Espinoza


La UNESCO declaró a “El Jardín del Edén” Patrimonio Mundial. El emblemático sitio donde se cree fue el lugar donde transcurrió la historia bíblica de la creación del mundo, y donde vivían Adán y Eva, se encuentra ubicado en un humedal en Irak.

La región donde se estima esté ubicado el Jardín, se aproxima a las dimensiones relatadas en la biblia en cuanto a su ubicación, y fue casi completamente drenada durante el gobierno de Saddam Hussein y en vías de desaparecer. Sin embargo, ahora se ha convertido en un patrimonio mundial de la UNESCO.

Alimentado por los ríos Tigris y Éufrates, también el lugar es conocido como los Pantanos de Mesopotamia, pues es el hogar de una gran variedad de fauna, especialmente de aves silvestres que migran desde Siberia todos los años.

En la actualidad el Tigris es el río oriental de los dos grandes ríos que definen Mesopotamia, junto con el Éufrates, que fluye desde las montañas de Anatolia a través de Irak, tiene una longitud de unos 1.900 Km. Nace en los Montes Tauros de Turquía oriental y fluye en general hacia el sureste. Recorre 400 Km. en Turquía, 32 en la frontera con Siria y 1.418 en territorio iraquí, hasta que se une al Éufrates cerca de Al Qurna en el sur de Irak. Los dos ríos forman el canal de Shatt al-Arab, que desemboca en el golfo pérsico.

Por su parte el río Éufrates es el río occidental de los dos grandes ríos que definen la Mesopotamia, junto con el Tigris. Nace en la Armenia, fluye por las montañas de Anatolia hacia Siria y posteriormente Irak. Tiene una longitud de 2.780 Km. En la Biblia es conocido como «el río» y es el que atravesaba Babilonia.

Los pantanos fueron drenados en la década de 1990, pero en 2003, los residentes de la zona destruyeron muchos de los diques por lo que organismos ambientales extranjeros ayudaron a devolver la vida a los pantanos. Para 1970, ellos cubrían un área de unos 9.000 kilómetros cuadrados. Pero con el drenaje para el año 2002 se redujo a sólo 760 kilómetros cuadrados. Poco a poco se ha ido recuperando.

Actualmente hay evidencia de antiguas civilizaciones que habitaron el lugar, pero ninguna prueba que ligue al Jardín del Edén, a excepción de los ríos que alimentan la cuenca. Cerca de la frontera con Irán, la región del pantanal ha albergado desde hace milenios una población mayoritariamente árabe.

La expectativa crece en cuanto a atraer a los turistas al llamado pantanal Jardín del Edén.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: