Crece significativamente el cristianismo en Bangladesh

Kennia Espinoza


El número de musulmanes que se convierten el Cristianismo en Bangladesh, crece significativamente, a pesar de la persecución que sufren los cristianos en ese país por creer en Jesús.

En Bangladesh, los cristianos están en riesgo de ser asesinados o perseguidos por su fe en Jesucristo, al igual que en otros países en donde el gobierno es de mayoría musulmana. Sin embargo, mientras que casi el 90 por ciento de la población de 165 millones de habitantes de Bangladesh son musulmanes, el Cristianismo está aumentando.

Según la organización de derechos humanos Christian Freedom International (CFI), se estima que alrededor de 91.000 musulmanes de todo Bangladesh se han convertido al Cristianismo en los últimos seis años, a pesar de que la apostasía en muchas culturas musulmanas se castiga con muerte.

El pastor Faruk al-Ahmed, un cristiano convertido del Islam, quien ha estado predicando desde mediados de la década de 1990, ha atestiguado personalmente el crecimiento del Cristianismo en su propia comunidad, en el norte de Bangladesh, durante una entrevista con el sitio de noticias británico Express.

«Cuando comencé mi ministerio en Kurigram, sólo había una familia cristiana tradicional y una familia de origen musulmán», explicó el pastor. «Ahora, casi 1.500 creyentes de antecedentes musulmanes están glorificando a Dios en esta área».

«La persecución aumentará, pero los creyentes y yo estamos listos para hacerle frente», agregó al-Ahmed.

El número de cristianos en Bangladesh se estima en 1,6 millones, que comprende alrededor de 1 por ciento de la población total del país. A pesar de los informes de que el Cristianismo está creciendo en el país, CFI hace hincapié en que los cristianos están obligados a mantener sus actividades de culto en secreto para evitar «represalias» por su fe.

Según un informe de Puertas Abiertas, Bangladesh está en la posición 35 como el peor país del mundo, cuando se trata de la persecución cristiana. Además, nueve iglesias se vieron obligadas a cerrar en 2015 debido a problemas de seguridad.

«Oremos para que esto se convierta en un país de unidad, paz y armonía», dijo el arzobispo de Dacca, Patrick D’Roazario, durante el tiempo de oración. Fuente: www.mundocristiano.com

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: