Cómo enseñar el valor del respeto a sus hijos en tiempos modernos

El Respeto es uno de los valores más importantes en los seres humanos, es la esencia de la vida en comunidad y el trabajo en equipo, el cual ayuda a crear un ambiente de cordialidad y seguridad. Es considerado un valor fundamental que logra la atención, el aprecio y el reconocimiento hacia las personas, tomando en cuenta sus intereses, limitaciones, miedos, condiciones y sentimientos.

Sin embargo, debido a la modernización de las sociedades y de los núcleos familiares, las figuras de autoridad son mucho más permisivas que antes y centran su atención en las necesidades del niño y su bienestar, lo que conlleva a complacerlos en lo que deseen.

La psicóloga infantil Sara Tarrés, en el portal guiainfantil.com, señaló que este ideal compromete mucho el comportamiento del niño, ya que desconoce cualquier tipo de límites, y como consecuencia, genera una actitud de irrespeto hacia todo aquel que no cumpla con sus deseos.

Según Tarrés, estos consejos podrán ayudar a aplicar fáciles estrategias para inculcar este preciado valor en los pequeños de la casa:

1. El respeto es un valor que se enseña a través de las acciones, por eso, es importante que en el núcleo familiar se practique este valor. Dar las gracias, decir por favor, y ofrecer disculpas, son de las frases más típicas para enseñarlos desde pequeños a respetar. Las figuras de autoridad, por lo general, padres y hermanos mayores, deben respetarse entre sí, evitando las malas palabras y gritos al momento de tener una conversación.

2. Al igual que los adultos, los niños también necesitan expresar sus ideas e interrogantes. Es importante tomar en cuenta que, aunque para nosotros quizá no sean problemas de gran tamaño, para ellos es indispensable ser escuchados, y sobre todo, que se respeten sus ideas, así como su turno al momento de hablar.

3. Por insignificantes que puedan parecer, evite las mentiras, generan desconfianza en el niño, lo que dificulta que respete a las figuras de autoridad, además de enseñarles que mentir está bien y que no pasa nada si se escapa una que otra mentirilla.

4. Ser amables siempre y reconocer en frente de ellos que aunque somos adultos, también nos podemos equivocar, pero más importante aún, que somos capaces de disculparnos cuando cometemos algún error.

5. Evitar complacer al niño en todo lo que desea es esencial para enseñarle el valor del respeto. A pesar de que deseamos tener hijos felices y complacidos todo el tiempo, esta es una actitud errada. Los límites deben estar presentes, y darle al niño todo lo que quiere cuando lo quiere, no permitirá que éste aprenda a aceptar cuando se le niegue un juguete, una golosina, o cualquier cosa que desee.

6. Nunca le grite a los niños, los gritos solo infundan temor y un rol de autoridad errado, basado en la intimidación y el castigo. Al momento de corregirlos, se debe utilizar un tono de voz firme pero amable.

7. Establezca normas de convivencia y actividades para colaborar en el hogar, es indispensable redactar un conjunto de normas básicas que le permitan al niño conocer que existen límites que deben respetarse incluso en el hogar, así como actividades en las que pueda colaborar, como por ejemplo, ordenar sus juguetes luego de jugar o colocar su vestimenta, en la cesta de la ropa, cuando se va a bañar.

Finalmente, recuerde que el respeto debe enseñarse desde las bases del amor, nunca desde el temor, la amenaza o el castigo. Después de todo, los niños son sólo eso, niños, y como adultos, somos la guía a través de la cual estos aprenden a convivir con los demás y a expresarse en su entorno. Fuente: Miami Diario.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: