Haley Augello utiliza la lucha libre como plataforma para evangelizar en Río 2016

La luchadora estadounidense, Haley Augello, compite en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, y utiliza esa oportunidad como plataforma para evangelizar. La atleta confesó ser atea, hasta hace un año atrás, cuando conoció a Jesucristo y espera que Él se muestre a través de ella durante el encuentro deportivo.

“Yo fui atea durante los primeros 20 años de mi vida, y ahora que tengo 21 años, mi fe ha surgido. Gracias a eso ahora disfruto más de la vida y de la lucha libre. Creo que Dios me dio estos talentos, como mi ética de trabajo y mi salud, porque ahora tengo un campo amplio para difundir su palabra y su amor. Los Juegos Olímpicos son una gran plataforma para hacer eso, así que no puedo esperar por competir y dejar que Él se muestre a través de mí, esa es mi parte favorita de todo esto”, relata.

Haley acredita a la palabra de Dios, a sus compañeros de equipo y a los de la universidad, de abrirle sus ojos.

“En la universidad, mi compañera de cuarto, Megan Black, era súper religiosa, aunque no me presionaba, pero quería orar por mí antes de mi competencia. Y entonces un día, yo llegué a ser como ella. Creo en Dios y en que yo estaba equivocada”, indica.

“Es tan fácil extender el odio en las redes sociales. Así que creo que la fe es algo tan sorprendente, porque no sólo te enseña que debes perdonar, sino hablarle de manera amable a las personas, propagar amor; en lugar de estas cosas horribles”, dice.

El padre de Haley desencadenó su amor por la lucha libre. Él es entrenador de este deporte y el resto… como ellos dicen, es historia olímpica.

“Hay competidores muy resistentes en este peso, pero no creo que haya nadie mejor que ella”, dice Terry Steiner, entrenador de lucha libre. Steiner ha sido el entrenador del equipo olímpico de lucha libre de mujeres de Estados Unidos durante 14 años. Él cree que la fe da a los atletas una base sólida para fortalecerse y una clara ventaja.

“Creo que muchas personas sin fe dirían que no, pero yo creo que todos necesitamos algo que nos estabilice. Todos necesitamos algo cuando el mundo se vuelve agitado, podemos ir a buscar un poco de paz, y que nos dé algún propósito, y eso es lo que la fe hace, y lo que Cristo hace por nosotros”, comenta Steiner. Fuente: wwwmundocristiano.tv

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: