Piscina de clavados en Río fue cerrada por malos olores

Los imprevistos continúan en las Olimpiadas de verano en Río. Esta vez fue durante la ronda preliminar de la competición femenina de trampolín individual, en el centro acuático Maria Lenk, en donde se evidenció la falta de mantenimiento de la piscina de clavados y además se logró apreciar el cambio de color del agua que se tornó verde.

La información se conoció por parte del portavoz del comité organizador, Mario Andrada, quien corroboró el cierre momentáneo de la piscina para tomar medidas y solventar el asunto. No obstante, fuentes oficiales señalaron que los clavadistas estaban fuera de peligro, puesto que el imprevisto no representó ningún riesgo para su salud.

Al parecer el hecho ocurrió debido al constante exceso de nadadores y fallas en el sistema de filtración, por lo cual, la piscina fue cerrada, luego de que los atletas informaran de los malos olores que esta presentaba.

Por su parte, Stephan Feck, clavadista de Alemania, publicó en su cuenta de Facebook una foto junto a la piscina con el siguiente comentario: «El momento en que quieres entrenarte un poco y la piscina está cerrada. Toda la sede huele como si alguien se hubiera echado gases».

Fuente: EM.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: