Estudio demuestra que “cuanto más vivan tus padres, más vivirás tú”

Un estudio realizado a casi 200.000 personas británicas por varios investigadores de distintos países, demostró que cuanto más vivieron sus progenitores, más lo hicieron sus hijos. Según un artículo publicado en la revista Journal of the American College of Cardiology.

El análisis consistió en controlar durante ocho años a personas entre 55 y 73 años, con padres fallecidos en la vejez, y transcurrido el tiempo, los resultados arrojaron que la mortalidad entre aquellos cuyos padres vivieron, más allá de los 69 años, es un 16,5% menor por cada década extra de vida de alguno de los padres.

«Se trata del mayor estudio que muestra que, cuánto más vivan tus padres, tendrás más probabilidades de llegar a los 60 y los 70 en buen estado», señaló Janice Atkins, investigadora en salud pública de la escuela de medicina de la Universidad de Exeter (Reino Unido).

Por su parte, el profesor David Melzer, quien dirige el programa de investigación, plasmó en un comunicado que “no está claro por qué algunos mayores tienen problemas del corazón a los 60, mientras otros sólo los desarrollan a los 90, o incuso más viejos. Evitar factores de riesgo bien conocidos, como el tabaco, es importante, pero nuestro estudio muestra que hay otros factores heredados de los padres que afectan al buen estado del corazón».

El estudio también indagó sobre las patologías que más inciden al transcurrir los años y mencionó que enfermedades como la hipercolesterolemia, la hipertensión o el riesgo de infarto, puede reducirse hasta un 20% si ambos padres, o alguno de ellos, llegaron hasta los 80 años o más.

Si bien es cierto, que el hecho de vivir más o vivir menos, depende de la longevidad genealógica, también es cierto que intervienen muchos factores, como la actividad física, la alimentación y la manera de sobrellevar las circunstancias en la vida diaria como seres humanos.

Si crecemos en un ambiente bajo las características antes descritas, es muy probable durar muchos años de vida y dejar como herencia a nuestros hijos la longevidad.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: