El amor de Dios es costoso

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Juan 3:16

Cuando Dios dio a Jesús, dio el mejor don del universo, esto quiere decir el único hijo que Dios tenía. Esto es el amor que Dios nos demostró al dar el regalo más costoso que podía dar. No hay cosa que pudiera haber hecho que superara el costo de dar a su propio Hijo.

Hace mucho tiempo vi un video que contaba la historia de un agricultor que ganaba algo de dinero extra atendiendo un puente elevadizo para una compañía de ferrocarriles. En los días señalados, este hombre iba a la caseta de control y entonces bajaba el puente elevadizo a fin de que el tren pudiera pasar.

En ese día en particular, según el video, el padre llegó a la caseta, sabía que el tren pasaba y empezó a bajar el puente. Para su horror descubrió que su hijo de siete años había trepado por los durmientes y estaba a punto de llegar a la parte más alta. Si bajaba el puente, estaría bajando a su hijo que se hallaría justo por donde pasaría el tren que se acercaba.

El video mostraba brevemente la agonía del padre al darse cuenta de que se veía frente a la alternativa de bajar el puente para la seguridad de cientos de pasajeros del tren, y en el proceso sacrificar a su propio hijo o no bajar el puente y librar la vida de su hijo.

El video se acaba justo en ese momento, y al pie de la pantalla aparece un letrero: ¿Qué harías tú? No sé lo que haría, no me gustaría verme en semejante alternativa, pero sí se lo que Dios hizo.

La Biblia dice que Dios no se guardó ni a su propio hijo, permitió que los rieles bajaran a fin de que el tren pudiera pasar, y usted y yo estábamos en ese tren. Dios no escatimó ni a su propio Hijo sino que lo entregó para que nosotros pudiéramos ser salvados. Así que el amor de Dios es costoso.

Valor: En Jesucristo Dios nos mostró su amor, en Él nos hace partícipe de su amor. Si Dios no se guardó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos dará también todo lo demás? Romanos 8:32

Dios le bendiga
Pastor Tovar

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: