7 maneras de nutrir tu alma diariamente

La relación íntima con Dios es vital para la vida espiritual del cristiano, por esta razón, a continuación, te brindamos siete maneras distintas para nutrir tu alma:

1. Lee la Biblia

El apóstol Pedro dice que deseemos “como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcan para salvación” (1 P. 2:2). La biblia es el único libro que puede mostrarnos a Dios, por otro lado, las cualidades de nuestro creador, y puede explicarnos lo que somos y por qué actuamos como actuamos.

2. Ora

El Señor Jesús les hizo este recordatorio a sus discípulos: “Velen y oren para que no entren en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil” (Mt. 26:41). Por lo tanto, la oración es fundamental, pues nuestro espíritu es fortalecido al pasar tiempo buscando el rostro de nuestro Señor.

3. Escucha sermones

Un buen sermón no es más que una correcta exposición de la palabra, nos recuerda los resultados de escuchar correctamente el poder de Dios: “Al oír esto, conmovidos profundamente, dijeron a Pedro y a los demás apóstoles: “Hermanos, ¿qué haremos?” (Hch. 2:37).

Las posibilidades de escuchar exposiciones de la palabra están al alcance de todos, pueden conmovernos profundamente y llevarnos a adecuar nuestras vidas a la voluntad de Dios.

4. Lee buenos artículos

Un buen artículo no es más que tomar alguna enseñanza de la palabra de Dios y aplicarlo a alguna situación particular. “En ese sentido, creo que los artículos son una de las formas que Dios usa para abrir nuestros ojos para que veamos las maravillas de su Ley” (Sal. 119:18).

5. Medita en la Palabra

Saca papel y lápiz y siéntate con un libro o pasaje de la escritura frecuentemente. Revisa las palabras repetidas y la relación entre los indicativos: “En la ley del Señor está su deleite, y en su ley medita de día y de noche” (Sal. 1:2).

Recuerda lo que leíste durante el día, en tus conversaciones o mientras estás en el autobús, escucha la Biblia mientras conduces, memoriza versículos, busca tu deleite en la palabra inspirada por Dios.

6. Lee buenos libros

Los buenos libros nos ayudan a abrir nuestros ojos a las maravillas de la palabra de Dios, un buen libro puede profundizar mucho más en la verdad particular de la Biblia. Además, ayudan a conocer mejor el mover de Dios en la historia o en nuestros tiempos, nos muestran claramente la verdad a través de la ficción.

7. Evangeliza

“Nosotros fuimos creados en Cristo Jesús para buenas obras” (Ef. 2:10), siendo la principal de todas el cumplimiento de la Gran Comisión (Mt. 28:19-20). La labor más importante, es ser sal y luz para otros acerca de la vida y muerte de Jesús, el Hijo de Dios a favor de pecadores como tú y yo.

También te puede interesar

A %d blogueros les gusta esto: