Musulmanes salvan a cristianos de asedio terrorista en Filipinas

FILIPINAS.- La ciudad de Marawi, en el sur de las Filipinas, todavía está bajo ataque por musulmanes radicales. Durante semanas, los luchadores islámicos han peleado contra el Gobierno y asesinan cristianos. Sorprendentemente, los musulmanes locales arriesgan sus vidas para ayudar a sus vecinos cristianos.

Con lágrimas de alivio, “Albert”, que no es su nombre real por su seguridad, comparte cómo Dios le salvó de los terroristas de Maute que atacaron una escuela cristiana y la incendiaron.

“Me escondía solo en mi casa. Estaba muy oscuro y todo lo que vi eran las llamas quemando las otras casas y aulas. Le dije al Señor: ‘Tres cosas te pido, que esté a salvo, no más fuego y salir vivo mañana’. Las llamas se acercaban a mi casa, pero cuando oré: ‘Por favor permite que llueva… de pronto comenzó a llover y se apagó el fuego’”, dice “Albert”.

Él y otros 39 cristianos escaparon por encima de un muro, mientras los terroristas invadían la escuela. Buscaron refugio en la casa de un vecino musulmán.

“Al quinto día de estar escondidos, se acabó la comida y el agua. Solo teníamos arroz y recogíamos agua de lluvia para tomar. Sentía que muchos perdíamos la esperanza y entonces el Espíritu Santo me ordenó clamar al Señor. Me dijo en el espíritu que Él nos rescataría”, indica “Edward”, otro sobreviviente.

Gracias a la buena relación desarrollada entre cristianos y musulmanes en Marawi, en especial entre los profesores cristianos y sus alumnos, los musulmanes buscan formas de rescatar a sus amigos cristianos, atrapados en la ciudad.

“Un ex alumno musulmán me llamó por teléfono y me dijo: ‘Señor, no se preocupe, nos aseguraremos que salga de esto con vida. Nosotros amamos la escuela y a todos los docentes’. Ellos nos rescataron. Un exalumno incluso se sacrificó y trajo a su nieto. Se sentaron frente al vehículo porque decía que los corazones de los terroristas se suavizaban al ver un niño”, indicó “Albert”.

Los soldados rescataron a quienes estaban en el centro educativo, al segundo día del asedio. Los 40 refugiados en la casa del musulmán fueron rescatados el doceavo día.

“Gracias, Señor. Gloria a Dios. Todo se trata de fe. Proclamamos su Palabra: Dios puede recatarnos, pero la victoria aún no está completa porque nuestro director y algunos colegas todavía están manos del grupo Maute”, precisa “Edward”.

Se necesitan más oraciones, especialmente después de que el ministro de Defensa de Indonesia, reveló que 1.200 yihadistas de ISIS operan en Filipinas.

Las autoridades dicen que el conflicto de Marawi es terrorismo y no guerra religiosa. La bondad entre los cristianos y musulmanes muestra que una forma de derrotar el terrorismo es que personas de diferentes religiones se unan y se ayuden entre sí.

 

FUENTE: Mundo Cristiano

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: