Exatleta Sanya Richards-Ross perdió el oro olímpico, pero ganó la gracia de Dios

La medallista olímpica de oro Sanya Richards-Ross, conocida como la mujer más rápida de la historia (400 metros) en pista y campo, sufrió una lesión en 2016 después de entrenar para competir en Río de Janeiro, Brasil, pero dice que ahora ve cómo Dios lo trabajó todo para bien.

Richards-Ross publicó el 6 de junio su libro “Chasing Grace (Persiguiendo la Gracia): Lo que la cuarta milla me ha enseñado acerca de Dios y la vida”. En las memorias, ella habla de su viaje a la fama olímpica, un aborto, su relación con su esposo y ex esquinero de la NFL Aaron Ross, y cómo la fe la sostuvo después de que ella se lesionó su isquiotibial durante las pruebas olímpicas en 2016 y anunció su retiro.

“Muchas veces cuando estamos pasando por transiciones en la vida, es muy difícil, pero creo que para mí personalmente, con ese caso particular en mi vida, siento que Dios me estaba preparando unos años antes. Por lo tanto, yo había preparado mi corazón, mente, mi cuerpo para esa transición”, dijo Richards-Ross en una entrevista con The Christian Post acerca de terminar su carrera prematuramente.

Ella esperaba ganar otra medalla de oro olímpica, pero ese no era el plan de Dios para su vida.

“Dios tenía un plan diferente para mí y cuando me retiré y no terminé esa carrera, bajé la cabeza porque al instante pensé: ‘Dios mío, realmente no está sucediendo’”, dijo Richards-Ross. “Esta energía negativa comenzó a ubicarse sobre mí, pero entonces, una mujer en las gradas gritó: ‘Te amamos, Sonya’, y sentí que era un momento de Dios para mí, porque me trajo de vuelta a la carrera”.

“Recuerdo que miré hacia arriba en vez de mirar hacia abajo y todos en las gradas se levantaron y dieron una ovación de pie”, dijo.

En ese momento, la atleta se dio cuenta de lo increíble: había terminado su carrera.

“Estoy segura de que Dios estaba trabajando todo para mi bien, y he podido hacer la transición, y empecé a trabajar con NBC inmediatamente después de eso. Es difícil, pero si puedes mantenerte positiva y seguir confiando en el camino, creo que siempre verás que Dios está trabajando todo para el bien”.

Richards-Ross ganó una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres después de una pérdida inesperada en los juegos de Beijing en 2008. Ahora fuera de las pistas, es una empresaria, personalidad de TV, oradora pública y humanitaria. También dirige The Gold Standard, una organización sin fines de lucro que trabaja para crear consciencia y proporcionar asistencia financiera a los aspirantes a los Juegos Olímpicos.

Es también fundadora del Programa de Vía Rápida Sanya Richards-Ross, que ha proporcionado a cientos de niños en Kingston, Jamaica, cursos de alfabetización, educación física y comidas saludables. Además, Richards-Ross ejecuta clínicas deportivas en Estados Unidos para educar y capacitar a los jóvenes con herramientas para sobresalir tanto dentro como fuera de la pista.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: