Auxilio, tengo un adolescente en casa

img_como_tratar_a_un_hijo_adolescente_3256_origPara nadie es un secreto lo complicado que resulta en la mayoría de los casos para padres e hijos la etapa de la adolescencia. La adolescencia es el período de transición entre la niñez y la edad adulta. Como toda transición, la adolescencia no escapa a síntomas que se generan producto de los cambios naturales que se pueden sufrir en cualquier tipo de transición. Estos efectos son: desconcierto, temor, reacciones inesperadas, cambios de conducta y otros más que normalmente conseguimos en cualquier tipo de transición.

La llegada de la adolescencia, viene cargada de todos estos efectos que nombramos anteriormente y muchos otros más; efectos que no solo afectan al adolescente, sino también a sus padres, o a quienes tiene a su cargo su crianza.

En ese sentido muchos padres consideran la adolescencia como una crisis en la vida de sus hijos, lo cual no es así. De hecho considerar la adolescencia una crisis, es uno de los factores que realmente la convierten en crisis, debido a que los padres o quienes crían al adolescente, tomarán medidas y correctivos a nivel de crisis y no de transición. Aplicar soluciones incorrectas ante las exigencias de la adolescencia, solo traerá malestar y conflictos familiares.

Muchos padres, ante la transición de la adolescencia, tienden a tomar la mala decisión de enemistarse con el adolescente. Se consideran el uno al otro (padres e hijos) enemigos a muerte. Esto es lo peor que puede suceder entre padres y adolescentes. La transición de la adolescencia requiere particularmente de una sana relación entre el adolescente y quienes ejercen su crianza.

Otra de las malas acciones adoptadas por los padres ante esta tan especial transición llamada adolescencia, es el hecho de presionar con amenazas y mal temperamento al adolescente, tratando de obligarlo a que actúe de acuerdo a las exigencias de quien lo está criando.

Otros, en su incorrecta forma de enfrentar esta transición, cortan toda comunicación con el adolescente, lo cual el joven asume como que a sus padres no les importa su vida, se siente rechazado e incomprendido. Nada de esto ayudará a canalizar la transición de la niñez a la etapa adulta.

En este sentido quisiera recomendar algunos pasos que estoy seguro te pueden ayudar en la transición que hoy en día confronta tu hijo o tu hija.

En primer lugar reduzca todo tipo de tensión y roces entre usted y el adolescente lo máximo que le sea posible. Por más que esto le cueste, haga el mayor esfuerzo posible por imprimirle a la relación existente entre su hijo y usted una tónica de amor, afecto y comprensión, aún cuando esto no sea precisamente lo que usted quiera en ese momento.

En segundo lugar, establezca un diálogo franco y respetuoso. A pesar de que en principio no es fácil, usted debe insistir con paciencia y perseverancia; recuerde que entre usted y su hijo, el más capacitado para lograr el control de la situación es usted, y no él.

Como tercer elemento, evite a toda costa confrontaciones, ofensas o cualquier tipo de choque con su hijo. Ármese de valor y lleve toda inquietud, impase o rebeldía al plano del diálogo y la comprensión.

Y por último, establezca reglas de común acuerdo con su adolescente. Estas reglas requieren del tiempo necesario para que mamá y papá, o en su defecto la persona que está criando, se sienten a dialogar con el adolescente, y juntos a través del acuerdo mutuo o la negociación lleguen a acuerdos en común como por ejemplo: responsabilidades en la casa, horarios de llegada, calificaciones, las formas de tratarse con respeto como familia, etc., en fin todo lo que se pueda negociar y mejorar en pro de una mejor formación y educación del hijo en esta transición tan importante.

Recuerda algo importante padre, madre o persona encargada de la crianza del adolescente, según la formación que hoy le des a los jóvenes, así será la sociedad del mañana.

SERVICIOS DE ROLWI

4005 NW, 79 Ave, Doral, FL. 33166

JUEVES 7:30 PM

Servicio de Sanidad y Liberación

DOMINGOS 6:00 PM

Servicio de Alabanza y Adoración

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: