Evangélicos llaman a lectura de la Biblia en Parlamento de Bielorrusia

Parlamento de Bielorrusia - Foto: Fuente externa
Parlamento de Bielorrusia – Foto: Fuente externa

Bielorrusia es conocida como la última dictadura de Europa. Pero ahora sus puertas pueden estarse abriendo a occidente luego del ataque de Rusia contra Ucrania.

El país es gobernado por Alexander Lukashenko, quien es llamado el último dictador de Europa.

Hace casi una década, el sacó al embajador estadounidense y aunque la relación entre ambos países sigue tensa, parece que Lukashenko, motivado por las agresiones de Rusia hacia Ucrania, se está acercando a occidente.

El mes pasado tropas estadounidenses marcharon junto al ejército bielorruso para conmemorar la rendición de los nazis ante la Unión Soviética. Una muestra pública de unidad, semanas antes de que un congresista estadounidense hiciera historia al aceptar hablar ante el Parlamento.

“Creo que lo que hacemos hoy es conocernos. Ver si hay potencial para una relación”, dijo el congresista Steve Pearce frente al Parlamento bielorruso.

Sus credenciales pudieron abrir camino a este republicano de nuevo México, pero para él, se trató de un viaje misionero.

“Voy a iglesias muchas veces y digo: ‘amigos, han cerrado las puertas y nos hemos quedado adentro cantando. Los problemas están afuera, si quieres que tu fe crezca, sal y trabaja con los problemas’”, indica Pearce.

En Washington, Pearce asiste a estudios bíblicos impartidos por Ralph y Danielle Drollinger, fundadores de Capitol Ministries. Ellos llevan casi 20 años determinados en que la mejor forma de cambiar la política es hablándoles de Cristo a los legisladores. Por eso han iniciado ministerios en 40 capitales estatales y en Washington.

“Si pudiéramos enseñarles a los oficiales de gobierno y legisladores los preceptos y principios bíblicos y ojalá, ganar sus corazones para Cristo, para que tengan el Espíritu Santo que les guíe a la verdad y a pensar de manera bíblica”, dice Ralph Drollinger.

Los Drollingers impulsaron a Pearce al Parlamento para encender la llama de lo que esperan se convierta en un estudio bíblico regular. Es radical, pues Bielorrusia tiene un pobre registro de libertad religiosa. Pese a sus raíces cristiano-ortodoxas, cuando Pearce leyó la Biblia en el Parlamento fue la primera vez que se leía en este lugar.

“Cuando los justos gobiernan, el pueblo se alegra. Más cuando domina el impío, el pueblo gime”, dijo en ese momento Pearce.

La Constitución bielorrusa protege la libertad religiosa, pero otras leyes la restringen y esas son las que el Gobierno tiende a reforzar. Eso causa problemas a los evangélicos y a cualquier grupo fuera de la Iglesia Ortodoxa.

“Tenemos que registrarnos con el Gobierno para poder reunirnos como iglesia”, comenta el pastor Oleg Rachkovski.

Oleg Rachkovski es un predicador bautista bielorruso, uno de pocos evangélicos en el país. Creció bajo el comunismo y pese a ver a su padre, también pastor, enfrentar una intensa persecución, él siguió adelante. “Recuerdo que cuando niño la KGB venía a mi casa a arrestar a mi papá. Yo me escondía bajo la mesa. Mi mamá y los niños pequeños estaban de rodillas, esperando por horas para que volviera mi papá. Él no era un criminal, solo compartía el amor de Dios con los demás”, relata Rachkovski.

Él es uno de cuatro pastores que espera iniciar un estudio bíblico en el Parlamento.

Rachkovski habla sobre lo que pensó al ver a este estadounidense hablar sobre su fe abiertamente en el Parlamento. “Creo que fue grandioso porque… Necesitaban oír los fundamentos de la libertad”, asevera Rachkovski.

Los Drollinger no se detienen allí. También motivan al ministro de Educación de Bielorrusia a adoptar un currículo que enseñe la Biblia como literatura a los jóvenes.

Un día después de su presentación, recibieron una carta de interés por parte de la administración Lukashenko. “Quieren ver si tratamos de guiarles por un camino evangélico u otro religioso y no es así, es de la perspectiva literaria”, dice Danielle Drollinger.

“Pensamos que la Biblia es el primer libro y el más importante para cualquier edad. Todos deben poder leerla, no una, sino varias veces”, indica Raisa Stanislavovna, ministra de Educación.

En la actualidad, éstas serían palabras radicales en Estados Unidos. Al capitalizar sobre los valores bíblicos de los estadounidenses y los bielorrusos, los Drollingers y el congresista Pearce esperan cambiar corazones y mentes en este vacío espiritual e impactar esta área políticamente estratégica de Europa.

“¿Qué otro país ha podido ser amigo de Rusia y Estados Unidos? ¿Qué otra nación ha propuesto una solución de paz para Ucrania? Creo que tienen una posición muy importante”, dice Pearce.

“Queremos pasar el resto de nuestras vidas, Dios mediante, viendo un avivamiento entre los políticos del mundo”, indica Danielle Drollinger. Fuente: Prensa Cristiana.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.